Los Crímenes de Oxford

Los Crímenes de Oxford

jueves, 13 de mayo de 2010

Resumen

Capítulo 1.

El protagonista del libro (un joven argentino) empieza contando parte de su viaje a Oxford en el verano del 93. Cuenta que cuando llegó a Oxford decidió alojarse en una casa que su nueva directora (Emily Bronson) le había recomendado. En la casa vivían una anciana (Mrs. Eagleton) y su nieta (Beth). Esa noche fue invitado a cenar con Beth y Mrs. Eagleton. Los días siguientes los utiliza para conocer el pueblo.

Capítulo 2.

En el Instituto de Matemática tenía un compañero de cuarto ruso (Podorov). Su directora se las ingenió para que conociera gente con la que poder practicar el tenis: John, Lorna y Sammy. Un día, después de terminar el partido de tenis, le llevaron en coche a su apartamento donde coincide con Beth, y hablando ella le comenta que está celosa de la vida que lleva además de estar harta de cuidar a una anciana. A los pocos días, cuando nuestro protagonista llega al apartamento, se encuentra a un matemático (Seldom) y descubren que Mrs. Eagleton está muerta.

Capítulo 3.

Al llegar la policía descubrieron que posiblemente fue asfixiada con la almohada, y que la mancha de sangre que tenia era porque le rompieron la nariz sin querer al hacer demasiada fuerza. En ese momento Seldom dice que ya sabía que algo así iba a ocurrir porque le llego una nota diciendo: “El primero de la serie” junto con la dirección de Mrs. Eagleton, además de haber un círculo en la nota. Dedujeron que este símbolo podía ser el primero de una serie lógica. El capítulo concluye con el interrogatorio por parte de la policía a Seldom y el protagonista y con el aviso de que iban a interrogar a Beth.

Capítulo 4.

Cuando se marchó la policía, Seldom y nuestro protagonista empiezan a sacar conclusiones sobre el asesinato. Piensan que el asesino no pretendía que se enterara la policía, y que posiblemente en los próximos asesinatos sería más cuidadoso e intentaría que los crímenes fueran prácticamente imperceptibles. Sobre el símbolo lógico (el círculo), Seldom dice que no tiene suficientes símbolos como para adivinar el resto de la serie. Luego van a ver a Beth tocar con su orquesta.

Capítulo 5.

La policía y un periodista pensaban que Beth era la asesina. Esa noche Beth no podía dormir y le pidió a nuestro protagonista que la dejara dormir con él. Este, al ver a Beth tan preocupada porque pensaba que la culpaban a ella del asesinato de su abuela, le dijo que no temiera, porque su abuela murió a las tres, y ella había salido al ensayo a las dos y media. Después de eso le pidió que le agarrara la mano para poder quedarse dormida

.Capítulo 6.

El chaval se levantó solo en la habitación, Beth ya se había marchado. Miró la hora en su reloj y se dio cuenta de que llegaba tarde a la reunión con la directora. Estuvieron comentando el asesinato, y ella se sentía culpable por haberle recomendado esa casa; después, también hablaron sobre Seldom. Al salir del Instituto nuestro protagonista fue a jugar al tenis, como todos los jueves, pero al llegar sólo estaba Lorna. Cuando llevaban un tiempo jugando Lorna, exhausta, se cayó al suelo, y al acercarse él a esta la besó. Seguidamente se fueron a casa de Lorna a hacer el amor.

Capítulo 7.

Seldom le cuenta al protagonista sus teorías matemáticas (como la de Gödel), y cómo conoció a la madre y el padre de Beth (Sarah y Johnny); además, también le contó que ambos murieron en un accidente de coche junto con su esposa y que él fue el único superviviente. Mas tarde, volvieron a analizar el asesinato y la investigación policial. Seldom destacó varios errores: el primero era la sobre valoración de la evidencia física y el segundo, que se guiaban por el principio de la navaja de Ockham.

Capítulo 8.

Seldom llevó a nuestro protagonista al hospital Radcliffe. Le cuenta que aquí estuvo ingresado el escritor italiano Dino Buzzati. Este escribió sobre su estancia en el hospital y cómo desde la séptima planta (donde estaban los más sanos) bajo hasta el cuarto piso, y se dio cuenta de que si bajaba otro significaría que no saldría vivo de allí. Al final le dijeron que no le pasaba nada y se disculparon con el por el griterío de un paciente de la tercera planta: Seldom, que agonizaba por la muerte de su mujer en el accidente de tráfico.

Capitulo 9.

Cuando llegaron al hospital se dirigieron a la segunda planta, allí estaba Frank Kalman un lingüista que pasó la mayoría de su vida estudiando la lógica, y las sucesiones, sobre todo en los test de inteligencia porque notó que había varias sucesiones posibles. En su estudio de la lógica irracional, decidió darse un tiro en la parte derecha de su cabeza para descubrir la lógica cuando no existe la razón, pero antes de ello, le pidió a Seldom que cogiera lo que escribiera. Sólo escribía 4 letras, todas ellas pertenecientes al nombre de una mujer.

Capítulo 10.

Seldom se quedó un rato más con Frankly, y el protagonista fue a ver a Lorna en la planta de rayos (Seldom le dijo que trabajaba allí). Mientras esperaba a que saliera Lorna de la sala, estuvo hablando con Ralph Johnson (padre de una niña a la que le faltaba un pulmón) sobre los trasplantes en la época de Cristo y los pitagóricos. Este hombre estaba leyendo sobre eso porque dos familias cristianas le habían denegado un pulmón para su hija, que estaba en ese hospital. Después de esa charla, el protagonista invitó a Lorna a Londres, pero ella no podía ir.

Tras pagarle el alquiler a Beth, se dirigió hacia Londres a la conferencia que tenía que ver. Al regresar a Oxford, en la puerta del Instituto de Matemática halló una nota que decía: “El segundo de la serie” con una especie de pez hecho con paréntesis.

Capítulo 11.

El asesinado resultó ser un compañero de planta de Frank. Los médicos pensaron que era una muerte natural, ya que se esperaba su muerte desde hace varias semanas. Además, en la autopsia, no detectaron nada raro. Pero luego vieron un pequeño pinchazo en el brazo y pensaron que posiblemente e habían inyectado un poco de veneno. Al legar Petersen al Instituto intentaron descubrir las posibles relaciones de este muerto con Mrs. Eagleton, e intentaron adivinar el siguiente símbolo de la serie, aunque aunque Seldon dice que era mejor no precipitarse.

Capítulo 12.

Petersen manda que no se diga nada del primer símbolo, porque pueden aparecer copias de los asesinatos. Vuelve a insistir en que Seldom le diga cual cree que será el siguiente símbolo, aunque este no quiere hacerlo. Antes de que se marchen, los cita para el día siguiente en su despacho. Durante un paseo, Seldom y el protagonista comentan porque se hicieron matemáticos. El chaval lo hizo porqué le gustaba la verdad de los teoremas, mientras que Seldom se hizo porque eran inofensivas.

Capítulo 13.

Seldom y nuestro protagonista fueron al despacho de Petersen, donde este les leyó un informe de que características que podría tener el asesino. En el informe decía que podría tener el “Síndrome de Ambere”. Este síndrome es también llamado síndrome de la segunda oportunidad. Esto significa que posiblemente el asesino haya perdido una oportunidad de algo, y ahora necesita vengarse de los que le quitaron la oportunidad. La psicóloga dice que el siguiente símbolo podría ser un pájaro, pero Seldom no coincide con ella.

Capítulo 14.

Seldom le dice al protagonista que no puede decirle el símbolo que cree que elegirá el asesino porque no quiere influir en sus conjeturas. Caminando por el mercado ven a Beth, que les dice que no volverá a tocar el chelo y que se iba a casar con Michael. Beth los invita al último concierto y deciden ir. Como de costumbre cometan los asesinatos, y un libro llamado “¿Existe el crimen perfecto?”.

Capítulo 15.

Pasaron dos semanas sin ningún acontecimiento nuevo salvo el de que Andrew Wiles estaba organizando un seminario sobre Teoría de Números. De camino hacia el concierto, se encontró a Beth y Michael que se ofrecieron a llevarle. En el camino vieron un angstum, un animal que según Michael y Beth lo hacía todo por su cría.

Al legar al recinto, el chaval dio una vuelta por el parque. Luego ocupó su asiento pero no antes sin darse cuenta de que estaba Petersen. Durante el apogeo de una de las canciones murió el percusionista (una persona de bastante edad), al parecer, asfixiado. Todos fueron al escenario y cuando empezaron a volver a sus sitios, Seldom descubrió el tercer mensaje que estaba recortado del programa y decía: “El tercero de la serie, triángulo”.

Capítulo 16.

Petersen ordenó que nadie se fuera del concierto. Para tomar declaración llamó a varios patrullas policiales. Seldom y nuestro protagonista se fueron con la hija de Petersen a casa. Mientras conducían, iban comentando lo que había ocurrido. Al bajarse, el protagonista en Bambury Road, le dijo a Seldom que le explicara la formación de la serie, ya que había acertado que el tercer símbolo sería el triángulo, pero Seldom le respondió con una especie de pista.

Capítulo 17.

Nuestro protagonista decidió ir a la biblioteca del Instituto. Allí recogió un libro llamado “La hermandad de los pitagóricos”; en este libro se explicaba que para los pitagóricos, cada número era un símbolo. Su compañero de piso, Podorov le sorprendió mientras leía. Este conocía a Seldom, además un alumno de Seldom publicó una tesis que Podorov creó. Al protagonista le pareció que Podorov podía ser el asesino que estaban buscando, y le informó sobro todo lo que vio a Seldom, pero este no creyó que este sea el asesino por muy rabioso que estuviera.

Seldom y Petersen deciden publicar el asesinato en primera página Oxford Times para que el asesino crea que están desconcertados.

Capítulo 18.

Al día siguiente Lorna llamó al protagonista para que le contara todo lo que sabía sobre el asesinato, porque vio en el periódico que lo habían publicado. El protagonista le preguntó si había alguna forma de que mataran al percusionista de esa forma, y le explicó la que había. Luego nuestro protagonista volvió al Instituto para redactar un informe sobre su beca. Allí en la cafetería había muchos matemáticos comentando que Wiles (el alumno de Seldom que le robó la tesis a Podorov) demostraría el teorema de Fermat. El protagonista habló con Podorov, que estaba un poco receloso de Wiles, e insinuó sobre la cuarta muerte.

Capítulo 19.

El chaval terminó su borrador del informe, y antes de irse miró su correo, en el que tenía un mensaje de Seldom, que le citaba en el Instituto. Cuando llegó, le estuvo explicando el teorema de Gödel. Después le comentó que Petersen le había llamado y que había reducido el número de posibles víctimas. De nuevo comentaron el asesinato de Benito, y seguidamente, Seldom le dio unas fotos sobre el crimen de Mrs. Eagleton al protagonista para que buscara relaciones con círculos. Luego, decidieron ir a ver al mago René Lavand.

Capítulo 20.

El protagonista estuvo mirando detenidamente las fotos que le dio Seldom, e intentado recordar objetos que se le hubieran pasado por alto. Mientras estaba concentrado tocó Beth a la puerta invitándolo a su “no boda” y le dijo, tras mirar nuevamente las fotos, que le faltaba la manta de los pies. Entonces dedujo que posiblemente se les hubiera escapado algo de los demás crímenes.

Capítulo 21.

Por la noche fueron a ver el espectáculo del mago, y como no quedaba otro asiento libre en la primera fila, Seldom cedió el suyo a Lorna y el se fue a ver el espectáculo mas atrás. Al empezar el espectáculo se dieron cuenta de que le faltaba el brazo derecho. Pero eso no le impedía hacer sus trucos. El mago les narraba como su maestro le quería enseñar trucos y como él le respondía que sólo quería aprender magia de verdad, mientras realizaba trucos impresionantes.

Capítulo 22.

Estuvieron tomando unas cervezas en un bar, pero antes de eso estuvieron un rato en el camerino del mago. En su estancia con el mago, Seldom le preguntó si conocía la respuesta a una pregunta que le formuló que tenía que ver con el asesinato pero el mago en vez de responderle le dio un libro diciéndole que hay hallaría la respuesta.

Seldom empieza a temer por la vida de Wiles, y le pide a Petersen que mandara a algunos policías a protegerlo.

Capítulo 23.

El 23 de Junio el protagonista que estaba en casa de Lorna se enteró que Wiles había conseguido resolver el problema de Fermat. Como el protagonista no fue a la conferencia para estar con Lorna, esta le dijo que le compensaría, y así fue, hicieron el amor apasionadamente. Cuando estaban tumbados en la cama llamaron a Lorna desde el hospital diciendo que un autobús que transportaba 10 niños con síndrome de Down se había caído por un acantilado y que habían muerto todos incluido el conductor (que resultó ser el padre de la chica que estaba en el hospital esperando un pulmón). Lorna fue al hospital y se enteró que un pulmón había sido trasplantado a la hija del conductor antes de que supieran que había sido suicidio.

Capítulo 24.

La forma en que llegó esta vez el mensaje fue distinta a todas las demás porque lo recibieron antes de que sucediera y fue una llamada telefónica. El asesino decía: “El cuarto de la serie es el Tetraktys. Diez puntos en el triángulo ciego”. Después de darle vueltas al asunto, descubrieron que Ralph Johnson no quería que ardiera el bus para asegurarse que los pulmones se salvarían.

Capítulo 25.

Ese mismo día el protagonista acabó el trabajo y decidió enviarlo a Argentina. Mientras iba al cajero a coger dinero para pagarle a Beth, encontró lo que quedaba del angstum, y recordó lo que dijo Petersen: “Es difícil saber hasta donde llegaría uno por su hijo”. De repente se dio cuenta de lo que Seldom le había intentado decir en todo ese tiempo, y quiso buscarlo. Como no lo encontraba, llamó a Lorna por si estaba con Frank, pero esta le dijo que estaría en el museo.

Cuando lo encontró, Seldom le explicó que todo se lo había inventado excepto el primer crimen, que había sido obra de Beth. Él lo que hizo fue ocultarlo bajo una serie de asesinatos en serie, que continuaban con el del compañero de habitación de Frank, pero que había sido muerte natural (él tan solo había clavado una jeringuilla vacía) y el del músico, que fue un golpe de suerte que muriera naturalmente ( él solo aprovecho la situación haciendo un mensaje improvisado). Con el que no tubo nada que ver fue con el cuarto asesinato en el que Ralph, que también sabía la continuación de la serie se mato haciéndose responsable de todos..

También le explicó que era cierto que había recibido una nota, pero era de Beth, y la nota decía: “Hice algo terrible”, él creía que exageraba pero al llegar a casa de Mrs. Eagleton vio lo que hizo, y como estaba el protagonista tuvo que llamar a la policía. Si no hubiere estado este habría intentado que pareciere muerte natural. Le enseñó la nota al chaval, esta decía en su totalidad: “Hice algo terrible”, “Por favor, por favor, necesito que me ayudes, papá”. Seldom no se pudo negar.